El festín de los gusanos

El corazón ya no me late.

La sangre ya no corre a través de mí.

Soy una crisálida efímera, pasto para los que comen, sí.

Soy tú, soy él y ella…  somos nada.

Ya no siento el calor del sol, su luz brillante para mi está apagada.

Ya no sé qué es el amor pues el tiempo me corrompe.

Tengo ganas de volar aprisionado en esta caja cubiforme.

Ya no sé nada de calor, nada sé sobre el paisaje,

pues mi travesía es larga hacia el abismo

destino final de todo viaje.

Mi cuerpo, frío e inerte, abrazado por el humus

busca señales de sí mismo.

Mas los gusanos gozan de mis ojos, mis pulmones y corazón,

tienen hambre, los entiendo

hambre también tengo yo.

El corazón ya no me late.

Estoy muerto desde hace tiempo.

Pero lloro, lloro gusanos que me devoran,

 lloro por seguir consciente

porque ahora sé

que no hay nada de digno

 en la muerte.halloween-hand

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s