De mayor quiero ser IGNORANTE

No me conoces, ni falta que hace en serio. Me conformo con que leas esto desde un punto de vista crítico y si encima reflexionas sobre ello estaré realmente contento.

Creo que soy uno de esos muchos (o al menos espero que seamos muchos) que consideran que el mundo es realmente un lugar maravilloso pero que el hombre es el engranaje que va contra su propia naturaleza y la naturaleza en si.

Como estudiante se muy bien que hay asignaturas que se hacen bola en la garganta y que a final de año uno es un superviviente, un veterano curtido, un gladiador pues lo ha dado todo en el duelo del que solo puede salir uno con vida. Claro está que algunos sucumben bajo el rojo de algún profesos.

También hay que reconocer que hay asignaturas con las que he disfrutado y con las que he llegado al clímax.

He cursado segundo de Bachillerato y lo he aprobado y con buena notaza todo hay que decirlo. Además probablemente sea parte de la generación que concluyó la Selectividad o P.A.U, una etapa con bastante historia en el panorama educativo de España.

Pues bien, al igual que con todo me he topado con pros y contras, con algunas facilidades y algunas dificultades ( aquí me refiero a los exámenes… Demasiados exámenes. Uno en bachiller no cuenta las semanas por días sino por exámenes, al menos en mi caso y el de los conocidos). Pero soy incapaz de decir que me han disgustado las asignaturas, incapaz del todo. Todas las materias que he cursado me cosquillearon el alma ya sea Literatura Universal, Historia del arte , Historia de España, Lengua Castellana y Literatura, Inglés, Psicología, Latín o Filosofía. 

No se en otros centros, pero en el mío he tenido la suerte de tener unos profesores de lujo, unos titanes con una paciencia estoica y un sentido profesional envidiable. Ellos se encargaron de hacer ser mi guía a través del Infierno, como Virgilio para Dante, como Sancho para Alonso Quijano… Y es que se encargaron no solo de dar sus respectivas asignaturas y ale  que te cunda, no, ni mucho menos. Formaron un enorme puzzle que recrea un mundo culturas desde Grecia y Roma hasta el siglo XX, donde todo comenzó a encajar hacía el final del curso. Creed me cuando os digo que la sensación de aprender y entender es algo que te da una seguridad inconmensurable y te llena de una forma que pocas cosas lo igualan.

Pero quiero hablarte aquí sobre la caída de un exponente. Se que para muchos la filosofía para muchos es una asignatura de segunda, que es algo para “rellenar”.  Algo con lo que estoy en total desacuerdo.

Creo que la filosofía es algo palpable en cada paso que uno da en su día a día.

Esto precisamente me lo ha mostrado la filosofía.

Uno no sabe lo que puede aprender hasta que empieza. Por que puedes saber que es el termino de Propiedad privada, en que contexto se usa y que está no muy bien visto ( ya lo discutiremos ya …). Pero… sabías que ese término lo afianzó John Locke uno de los exponentes máximos de la filosofía en los países anglosajones y que contribuyó a las revoluciones liberales de GB.

Lo mismo podemos aplicar a un montón de términos como Nihilismo, Alienación, Utopía, Comunismo, Capitalismo, Liberalismo Económico, Dualismo, Amor platónico… 

Muchos ignoran que la democracia nació en Grecia, que fue in sistema rompedor que asentaría las bases de todo occidente y el mundo entero, no saben que Marx y Engels con su pensamiento romperían con las fuerzas imperantes hasta su época desarrollando una visión de la historia conocida como materialismo histórico. 

Muchos no saben que Kant y Nietzsche fueron prohibidos en muchos países, que fueron criticados y considerados demagogos de su momento. Pocos saben que con Platón nació el dualismo, que los cristianos plasmarían en su creedo… que Aristóteles es considerado el padre indiscutible de la biología y la lógica además de dividir el conocimiento en ramas para así poder abarcarlo de mejor manera y proporcionar una escala que ayude a los que buscaban aprender y saber.

En pocas palabras Sapere Aude.  

Se que no se nada y saber eso es saber que tengo un mundo inmenso ante mi”.de Daniel Govar

No soy nada.
Nunca seré nada.
No puedo querer ser nada.
Aparte de esto, tengo en mí todos los sueños del mundo.

Poema de Fernando Pessoa.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s